DESCARTAN DAÑOS EN PATRIMONIO UNIVERSITARIO

La Facultad de Arquitectura y la Dirección General del Patrimonio Universitario (DGPU) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) trabajan en un plan de acción para restaurar los edificios que se vieron afectados tras el sismo del 19 de septiembre del 2017, con énfasis en la zona declarada como Patrimonio por la UNESCO.

Marcos Mazari Hiriart, director de la Facultad de Arquitectura de la máxima casa de estudios, aseguró que se trata de “daños menores que no ponen en riesgo a la comunidad estudiantil”, pues solo tienen que ver con recubrimientos y juntas constructivas.

A propósito de la celebración por los 10 años de la declaratoria patrimonio cultural de la humanidad, el arquitecto sostuvo que “todos los edificios están en buen estado, pero tienen cuestiones de mantenimiento, en juntas constructivas, botaguas, en elementos que formaban parte de los edificios y que a lo largo de los años las fundas constructivas se fueron cerrando”.

Cabe recordar que en el 2007, el Campus Central de la Ciudad Universitaria quedó inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO bajo los criterios I, II y III.

“Por ser una obra maestra del genio creativo humano; ser la manifestación de un intercambio considerable de valores humanos durante un determinado periodo o en un área cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño paisajístico; y aportar un testimonio único o por lo menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización que sigue viva o que desapareció”.

El maestro en arquitectura y restauración subrayó que la dirección a su cargo, junto con la DGPU, ya están tomando las acciones necesarias para la conservación de la institución educativa. También, agregó Mazari Hiriart, que al igual que los espacios prehispánicos, la universidad tiene una amalgama entre la arquitectura que nos hablan de una historia, de un sitio y de nuestra cultura.

Destacó que el compromiso tras la declaratoria de la UNESCO, consiste en conservar el espacio denominando como Campus Central, “conservar todas sus cualidades que son excepcionales”.

FUENTES: EL SOL DE MEXICO