PARA UN “MAGNIFIQUE” SAN VALENTÍN EN PARÍS NUEVE APETECIBLES PLANES

UNA VELADA ROYALE EN EL CHÂTEAU DE VERSAILLES (Place d’Armes, 78000 Versailles) 

El restaurante de Alain Ducasse, Ore del Château de Versalles, se transforma vistiéndose de gala para ofrecer una lujosa velada de San Valentín.

Al caer la tarde, el domaine cerrará sus puertas a los visitantes y Ore abrirá excepcionalmente las suyas para aquellos que quieran festejar tan señalada fecha en este escenario de excepción.

Viviréis una experiencia única en este restaurante gastronómico que recordará los tiempos del Grand Couvert de los banquetes Reales. La cena se servirá en las salas del siglo XVII recién restauradas del Pavillon Dufour, desde donde dominaréis la maravillosa vista de sus patios, la Cour royale y la Cour d’honneur.

Vestirán las mesas para la ocasión con la vajilla de Marie-Antoinette de la Antigua Manufactura Real de Limoges, reproducida al detalle por la maison Bernardaud. La cristalería se inspira en la moda veneciana, evocando el fasto de antaño y la magia se completa con un exquisito servicio a la francesa de officiers de bouche y de chef du gobelet, ataviados con sus mejores galas.

Su chef Stéphane Duchiron invita a una cocina francesa en la que destacan los productos de temporada y los vegetales, tan apreciados por Louis XIV, quien ordenó la creación de un huerto en el que descubrió las frutas y verduras más diversas de la época, entre ellas los espárragos, sus favoritos.

La carta, creada en su honor, ofrece recetas históricas y otras más actuales como cigalas con caviar Gold; cookpot de espelta, verduras de raíz y trufa negra; ave amarilla de la albufera de las Landas con espárragos verdes de Provence; y, para terminar, Vacherin con fruta de la pasión y chocolate (de su manufactura), con bergamota.

Los suculentos vinos son seleccionados con esmero por Gérard Margeon, chef sumiller de los restaurantes Ducasse Paris, para ensalzar sus platos.

Con el accord mets et vin, podréis degustar un Champagne rosé Apanage Pommery, un Condrieu Rouelle-Midi-Vallet, cosecha de 2016; un Puligny-Montrachet Xavier Monnot de 2014; o un Corton grand Cru Clos du Roi Domaine Thénard del 2008.

¡No tardéis en reservar, los cubiertos son limitados!

UN EXQUISITO MASAJE PARA DOS EN EL HOTEL LE BRISTOL (112 Rue du Faubourg Saint-Honoré, 75008)

Deleitaos con un maravilloso masaje para dos en este Palace con el tratamiento Minuit à Paris, en el que desconectaréis en pareja durante cuatro horas de relax absoluto.

Comenzaréis por un delicioso baño y una exfoliación relajante de pies con aceites esenciales. A continuación, disfrutaréis de más de una hora en uno de sus masajes Signature a elegir.

Lo más difícil será escoger entre un lujoso masaje Caviar La Prairie, uno energético o uno regenerativo de KOS; Le Voyageur du Bristol, un divino masaje a cuatro manos; o uno de cuerpo Bio Oro Líquido de Tata Harper, con el que os invadirá una sensación de relajación total.

¿Os ha sabido a poco? Continuarán con un suave tratamiento de cara Signature de La Prairie y, por si fuera poco plaisir, añadirán más serenidad a la terapia, privatizando para vosotros el salón dúo con hammam, baño de chorros y la terraza con vistas al jardín.

Además, si sois clientes del hotel, podréis hacer unos largos en su agradable piscina, decorada con madera como si fuera la cubierta de un crucero de los años 20.

Brindaréis con Champagne y os servirán ricos canapés del famoso chef Éric Fréchon y apetecibles pastelillos dulces de Julien Álvarez, el chef pâtissier del hotel.

NOCHE DE AMOR EN EL MUSÉE RODIN (77 Rue de Varenne, 75007)

El charmant Museo Rodin de París, situado en un precioso palacete parisino, celebra San Valentín con una Soirée Love, una noche muy especial en la que los amoureux serán guiados en un recorrido por su rosaleda y por el interior, bajo la temática del amor.

En su bucólico jardín, dividido en el Jardin d’Orphée, donde se entremezclan la vegetación y la rocalla; y el Jardin des Sources, con senderos salpicados de puntos de agua, apreciaréis las soberbias esculturas del artista francés.

La romántica ruta, ambientada con suave música de fondo, os desvelará las obras seleccionadas para la ocasión, en un canto al cuerpo femenino y a los sentidos.También os acercará a la gran historia de amor de Auguste Rodin con la también artista Camille Claudel, a través de sus intercambios de bellas cartas y delicados poemas.