EL LIBRO SOBRE VIAJERAS QUE NO CONOCIMOS DE PEQUEÑOS

 

Historias de mujeres que amaron el mundo y viajar

“Quiero ver todo lo que pueda de este hermoso mundo antes de abandonarlo”, dijo Margarete Fontaine. Su historia, como la de las mujeres que aparecen en el reciente estrenado libro ‘Intrépidas’ de la editorial Pastel de Luna, es una grata sorpresa.

Margaret Fontaine, que amaba las mariposas y ser libre, nació en Inglaterra en 1892 y fue, para la época, una loca soñadora. Recorrió Europa a caballo, tuvo un romance con un guía sirio, casado y con hijos, una granja en Australia, viajó en avioneta por Venezuela y en Estados Unidos capturó ejemplares de arañas para prestigiosos museos y coleccionistas.

Pero quizá su mayor enamoramiento lo experimentó con las mariposas, de hecho se la encontraron muerta con su cazamariposas a los 78 años. Había guardado una caja con 12 volúmenes que relataban su vida, pero pidió que no la abrieran hasta 1978. ¿La hubieran entendido sus coetáneos?

“Si aprecias todo lo que la naturaleza nos enseña encontrarás la felicidad”. Así pensaba otra de las intrépidas que aparecen en el libro escrito por Cristina Pujol e ilustrado por Rena Ortega. Marianne North era una pintora incansable y, mucho más, una amante de la naturaleza. Todo ello inculcado por su padre,

Frederick North, que jamás la forzó para casarse y siempre la animó a vivir como ella quería, es decir, descubriendo flores por el mundo.Después de la muerte de su padre, con 40 años, recorrió el mundo y dejó más de mil cuadros sobre la naturaleza. Murió a los 59 años y dejó todo su legado donde había empezado su aventura en los jardines de Kew Garden, Londres.

‘Intrépidas’ habla de ellas y de otras 23 viajeras y exploradoras que en distintos momentos de la historia, salieron a descubrir mundo rompiendo con los estereotipos de género de su época. No es un libro sobre mujeres perfectas que hicieron cosas extraordinarias, es un libro sobre personas que deseaban conocer por encima de todo. Y aunque se trata de un libro infantil, ¿por qué no leerlo ahora que somos mayores?

“Utilicemos los libros en pro de la educación, regalemos ejemplares cargados de significado, que consigan traspasar las emociones de pequeños y grandes y les enseñen un bonito mensaje de vida”, explican desde la editorial Pastel De Luna.

Para esta editorial, los libros infantiles ayudan a educar a niños desde el respeto, la igualdad y la honestidad. “Tratar temas como la igualdad de género y elempoderamiento femenino con los más pequeños es necesario para mejorar nuestra realidad y conseguir que las distancias entre hombres y mujeres se acorten… y la mejor forma posible de hacerlo es a través de un cuento”.

Y a través de él se pueden conocer historias como la de Annie Londonderry, una de las primeras publicistas del siglo XIX, que inventó y creó una historia que enganchó a todo el mundo sobre su vuelta al mundo en bicicleta.

También Alexandra David Neel, la primera mujer que consiguió entrar en la ciudad prohibida del Tibet, Isabella Bird que recorrió a caballo el oeste americano y Marruecos, o Junko Tabei, la primera mujer en conquistar el Everest.

 FUENTE: CON INFORMACIÓN DE TRAVLER.ES