ESTE VOCHO PUDO HABER CAMBIADO LA HISTORIA

No nos cansaremos de decir lo mucho que nos apasiona el Vocho, aun cuando ahora solo es parte de un recuerdo.

Las historias alrededor de su creación, sus múltiples versiones, su origen y modelos que nunca fueron lanzados, han invadido la vida (y muerte) de uno de los autos más icónicos de todos los tiempos.

Sin embargo, hay cosas que cambian completamente la historia, y hacen ruido con lo que estamos acostumbrados, este es el caso de unos planos encontrados y difundidos por Car Design Archives.

Se trata de un proyecto surgido en la década de los setenta. Nada más y nada menos que para desarrollar un Vocho de cuatro puertas. Sí, hubo un momento en el que el mítico Volkswagen Beetle se pensó desarrollar con cuatro puertas.

Primero hablemos de historia. A finales de la década de los sesenta, Volkswagen comenzó a darse cuenta de que su popular modelo, surgido en 1938, comenzaba a notarse anticuado. No sólo eso, las ventas comenzaron a bajar y otros modelos empezaban a ganar terreno

Así, decidieron hacer el Super Beetle, una ‘reinvención’ del Vocho. Entre otras características, destacaban un parabrisas curvo, mejor manejo en general, y sobre todo mucho más espacio en la cajuela, que era con el plus con el que se vendía.

Sí, nosotros tampoco vemos diferencias circunstanciales; pero para VW, era algo importante.

A partir de ahí, se puso más interesante. La firma comenzó a radicalizar al Vocho; buscaba darle un giro importante. Como todo gran cambio -y sobre todo en esa época-, corresponde también cierto apego a la identidad del Vocho; cambios fuertes pero aún en la línea.

Herbert Shäfer, era el jefe de diseño en ese momento, y para los estándares de la época, sí se trataba de un cambio importante. Dejando un poco de lado el hecho de que era de cuatro puertas, el diseño se percibía diferente, como un paso hacia una modernización real (que nunca ocurrió)

Ya apuntaba hacia líneas rectas; hacia un diseño cuadrado que era hacia donde marcaban las tendencias. Lo cual, como veremos más adelante, sería un factor en contra.

Toda esta estilización, venía acompañada de mejoras en la practicidad y aún así, conservaba una versión dos puertas que mantenía los cambios estéticos.

No sería la primera vez que veríamos un Vocho de cuatro puertas, en 1953, se modificó un modelo de la época con puertas traseras suicidas para servicios de taxi.

Lamentablemente (o afortunadamente) se trataría, en efecto, de un proyecto demasiado arriesgado. No sólo eso, era muy costoso desarrollarlo, así que se desechó. En su lugar, VW apostó por conservar el tradicional modelo, solo con cambios muy sutiles… durante los 33 años subsecuentes.

No podemos dejar de preguntarnos qué hubiera pasado si este modelo hubiera sido lanzado. Seguramente habría evolucionado de forma distinta y se habrían desprendido de la línea. Tal vez fue lo mejor. Tal vez, no habría durado tanto. No lo sabremos.