EL CASO GÜRTEL, EL WATERLOO DE MARIANO RAJOY

Por: Dr. José Oscar Valdéz

El caso Gürtel es el nombre con el que se conoce una investigación realizada en España en noviembre de 2007 por la Fiscalía Anticorrupción y denunciada por la Fiscalía en febrero de 2009 ante la Audiencia Nacional, sobre una red de corrupción política vinculada al Partido Popular, que funcionaba principalmente en las comunidades de Madrid y Valencia.

La trama estaba encabezada por el empresario Francisco Correa Sánchez, cuyo apellido Correa en alemán dio nombre al caso, sin ninguna relación con aquel idioma. Se abrió el caso Gürtel tras la denuncia realizada desde Majadahonda por el exconcejal José Luis Peñas, entre otros. Esto llevó a Mariano Rajoy a su sustitución, pues el Partido Popular (PP) fue condenado por políticos y empresarios de formar una red de corrupción.

El dirigente del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, juró ante el rey Felipe VI el cargo de presidente del Gobierno. Lo impensable: llegó una moción que obligó a Mariano Rajoy a renunciar por actos de corrupción de su partido.

Desde el juez Garzón en España, las fiscalías independientes fueron conocidas por todos nosotros fuera de la jurisdicción de Madrid, la enseñanza que nos deja es que en España se combate la impunidad, en México se fomenta, aquí se castiga al mensajero, no se investiga el mensaje.

En España las cosas sí funcionan, para eso fueron creadas las fiscalías autónomas; en México no tenemos fiscal independiente, no existe, nadie es independiente, por eso las conductas penales no se castigan ni se sancionan.

Con respecto a la moción de censura, es necesario obtener mayoría absoluta de votos afirmativos en el Congreso de los diputados. Si la moción de censura queda adoptada, el gobierno debe presentar su dimisión al rey de España.

Al aprobarse la moción de censura queda otorgada la confianza al candidato propuesto y el rey le nombra presidente del Gobierno. En el caso de no aprobarse, quienes la hayan propuesto, no pueden presentar otra dentro del mismo periodo de sesiones.

Así las cosas, esta figura debería de incluirse en nuestro texto constitucional. Más que el plebiscito o el referéndum, esta figura puede ser la solución a la corrupción imperante en una administración.

Lógico, para que se dé, debe existir una fiscalía autónoma e independiente que dé certeza jurídica a todos y que tenga la credibilidad de un sistema de justicia fuerte y democrático. México está a años luz de aplicar estas medidas, ni siquiera tenemos fiscal autónomo.

Este ejemplo debemos exigirlo los ciudadanos, aplicar la ley sin distinción, aplicar la ley a rajatabla como en el sistema de España, que dista años luz del sistema aplicado en México.

El nuestro privilegia la impunidad, aquí no se castiga nada, no se investiga nada, se aplica la ley por consigna, no por la conducta.