ARQUEOASTRONOMÍA MEXICA

A través de un mosaico cultural de colores vibrantes y efigies de las deidades celestes, podrá apreciarse la belleza del tiempo y la visión del cosmos de la cultura mexica en la película para planetarios Arqueoastronomía mexica: entre el espacio y el tiempo.

La producción fue ganadora de la convocatoria de Apoyo a Proyectos de Comunicación de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación 2017 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y producida por la consultora especializada en divulgación científica Frutos Digitales.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora en estudios humanísticos Milagros Varguez Ramírez, directora de la película, comentó que busca mostrar el importante papel que jugó la observación celeste en la evolución de las culturas prehispánicas del centro de México; y cómo los mexicas heredaron el conocimiento calendárico y astronómico de culturas predecesoras, aplicándolo para fundar su capital Tenochtitlan.

“El objetivo de la película es la apropiación social de la ciencia. Lo que buscamos es el empoderamiento de las personas a partir del conocimiento. Un producto cultural que nos muestra la relevancia del cielo para comprender quiénes somos”, señaló.

De los mayas a los mexicas

“El cielo con su voz de estrellas nos cuenta la historia de cuatro soles… Reunidos en Teotihuacan los dioses crearon al quinto sol. Un sol que para seguir vivo y mantener al cosmos en movimiento exigía una sola ofrenda del ser humano, su corazón”, es la frase con que inició el cortometraje presentado por primera vez el 2 de junio en el Domo Digital Citibanamex del Papalote Museo del Niño.

Dicha producción de veinte minutos y sonido de 5.1 surround, no es la primera que consuma la doctora Milagros Varguez, directora del planetario de Cozumel Cha’an Ka’an y secretaria de la Asociación Mexicana de Planetarios.

En 2016, fue estrenada Arqueoastronomía maya: observadores del universo, película distribuida de manera gratuita en más de ciento ochenta planetarios de cuarenta países, y traducida en doce idiomas, incluidos maya, ruso, ucraniano y checoslovaco. Oportunidad que también permitió el intercambio de películas con Chile y China.

“Al ser directora del planetario de Cozumel, tenía la necesidad de atraer al público turista a nuestro complejo científico. Una estrategia que pensé era mostrando los hallazgos científicos y tecnológicos vistos desde un punto de vista cultural. Comenzamos con Arqueoastronomía maya y después consideramos importante hablar de la cultura mexica y en ella reflexionar acerca de quiénes somos como mexicanos”, comentó.

En la segunda edición, la experta maquina el cosmos desde la mirada mexica en un formato de trescientos sesenta grados, acompañado de animaciones, sonidos inversivos y efectos en tercera dimensión.

La doctora recalcó que ambas películas tienen en común la cosmogonía de los mayas y mexicas basada en la importancia del cielo. Culturas que buscaban verse a través de las estrellas y con una metodología refinada medían el tiempo a partir de las estrellas y los fenómenos celestes.

El doctor en astrofísica Jesús Galindo Trejo, especialista del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue el asesor de contenidos en ambas películas. Milagros Varguez describió que junto al experto realizó viajes a los sitios arqueológicos para focalizar los temas de los cuales hablarían.

“Ha sido nuestro asesor de contenidos en la primera y segunda película. Es un honor trabajar con él y contagiarse de su pasión por el estudio de las culturas prehispánicas. Los viajes fueron en distintos puntos y me permitieron conocer y ver con nuevos ojos los sitios arqueológicos”, indicó.

Algunos de los sitios arqueológicos visibles en la producción son el Templo Mayor, Teotihuacan, Tula y Malinalco, espacios que aportan información para comprender la orientación de sus construcciones según los cuerpos celestes.

Universo de producción para planetarios

El filme de divulgación científica fue realizado por un equipo de quince personas en las áreas de animación, producción y musicalización; asimismo, concluyeron en un tiempo récord de nueve meses, y está en cuatro idiomas (español, inglés, portugués y chino).

A partir de este mes, podrá apreciarse en el planetario de Cozumel y del Museo Papalote. Después será distribuida en planetarios públicos de la república mexicana y del extranjero durante todo el año.

“Esta película costó mucho trabajo, ya que cuando uno hace algo y es su primera vez cualquier cosa puede estar bien. Después de un éxito, la presión aumenta por crear un producto de la misma calidad o superior. Creo que se logró el objetivo que nos planteamos con esta película y espero que la recepción sea muy buena”.

Otro de los objetivos es invitar a la población a conocer los planetarios, indicó la experta, ya que son centros de divulgación que han quedado olvidados y necesitan ser reactivados.

Por tal razón, la doctora mantendrá la producción en formato domo de inmersión digital, a pesar de haber recibido ofrecimientos para ser trasladada en formato tradicional y en plataformas de Internet.

“Mi público se incrementaría exponencialmente; sin embargo, el objetivo es otro. Es que la gente regrese al planetario y que los planetarios tengan ingresos para su mantenimiento. Los planetarios son hechos para acercar la ciencia a las personas. Si no hay gente en los planetarios, nuestra función no está siendo completa“.

La doctora se siente orgullosa de representar a su país no como directora sino como embajadora de su cultura en los diferentes países donde ha sido invitada para presentar la primera película de Arqueoastronomía maya.

“Ha sido muy gratificante poder estar en otro país muy diferente al nuestro y ver este interés por nuestras raíces. Y también es una invitación a las personas que vemos a estar orgullosos de nuestras raíces, de estos hallazgos que se tuvieron con nuestras civilizaciones prehispánicas”.