SI ANDRÉS MANUEL NO GANA POR NOCAUT, LA ELECCIÓN PERDERÁ POR DECISIÓN

Por: Dr. José Óscar Valdez Ramírez

Terminado el tercer debate, el PRI en todos los medios ha sostenido que está en segundo lugar, que ya rebasó a Ricardo Anaya Cortés, y es una constante de que está empezando a comprar el voto porque tiene todo el dinero para hacerlo y las instancias que son el árbitro, no tienen credibilidad.
Ante este escenario propiciado por el gobierno federal, sólo queda un recurso eficaz pero difícil… ¡Votar! Si Andrés Manuel López Obrador no logra que más del 50 por ciento del padrón vote por él, perderá la elección en los tribunales.

Los editoriales de diversos medios internacionales que hace dos meses lo elogiaban, hoy lo destrozan y lo comparan con Donald Trump -nada favorable-, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) presenta una iniciativa contra la designación de Fiscales a modo, el único que propone una terna para elegirlos es López Obrador, los demás candidatos están porque se respete el artículo 102 Constitucional.

El candidato puntero quiere meter a sus Fiscales a modo, ya propuso sus ternas, esto le restará una parte importante de votos, si no aprende a escuchar como candidato, no lo hará como Presidente y ejemplos sobran, el no contestar en los debates y dar largos silencios también le restó votos.
En un ejercicio con mis alumnos hace un mes y medio, era AMLO EL candidato, ahora están dudosos, la hipótesis de que estamos mal pero podemos estar peor ha empezado a permear, el PRI tiene voto duro y está empezando a cerrar filas, están empezando a operar.

Sea el que sea el próximo Presidente de México, este debe tener legitimidad, no podemos dejar más que un Presidente con el 30 por ciento del padrón sea el que dirija al 70 por ciento que no lo eligió, así han sido los últimos presidentes, a Andrés Manuel le ponen la vara alta, lograr que la gente vote con unas instituciones sin credibilidad y con la gente que no cree que se respete su voto va a estar difícil.

En algunos estados el narco también opera y si espantan las votaciones pues el resultado será el voto del PRI -que tiene el transporte listo para llevar a votar a la gente-, a cada representante de casilla le ofrecen quince mil pesos y pagan por voto hasta mil 500 pesos, esto es un secreto a voces que la autoridad tolera y no hace nada por investigar, es práctica común y la gente acepta ese dinero sin el menor recato, esa es nuestra ‘democracia a la mexicana’.

Las despensas, el dinero, la operación para llevar a la gente a votar a cambio de la dádiva a cambio de la compra del voto. A eso el PRI le llama ‘operación política’.
El Revolucionario Institucional tiene voto duro y le apuesta a eso, tiene todos los programas sociales a su disposición. México es un ejército de pobres que usa el sistema para fines electorales y eso no ha cambiado.

El PAN usó los programas sociales para lograr la elección de Vicente Fox ayudado por Ernesto Zedillo desde Los Pinos, ahora el voto del hartazgo contra el PRI es lo que ha mantenido a López Obrador a pesar de cometer varios y garrafales errores, que en otras circunstancias le hubieran costado la candidatura.
Las encuestas si favorecen al PRI… valen, si no le favorecen… no valen, así nunca como antes, la elección es un volado y cada día se unen más contra Andrés Manuel.
Lo que pasará el día 2 de julio en un escenario de incertidumbre, todos se declaran ganadores de la contienda política, si se judicializa ganará el PRI y los demás le levantaran la mano, Anaya, El Bronco y hasta Margarita Zavala reconocerán el triunfo de José Antonio Meade Kuribreña.

Difícil la tarea de Andrés Manuel, lo que nos queda a los ciudadanos es votar, votar por el que nos representará los próximos seis años, ese es el escenario si no deseamos que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) elija a su candidato. Debemos salir a votar, esa es la apuesta del PRI, pero la decisión es de los ciudadanos, nosotros debemos elegir por el voto libre, universal y directo.

Si no votamos, no nos quejemos los próximos seis años, la indiferencia es lo que ha causado que México se encuentre así, nuestras diferencias deben terminar con el voto libre y razonado y reconocer al ganador de la elección, en la democracia ‘se gana y se pierde’.
¡Que gane el que tenga más votos, no el que diga el TRIFE!