EL PROFESOR FERNANDO ZAMORA MORALES, DE ALFIL POLÍTICO A PEÓN DEL NARCOTRÁFICO

Por: Dr. José Óscar Valdez Ramírez
El profesor Fernando Zamora Morales ya no siente ‘lo duro sino lo tupido’, le han salido demandas al por mayor e incumplimientos que rayan en su destitución, la última no tiene paradigma, ya había yo denunciado con antelación que estaba involucrado.
Como testigo en una carpeta de investigación con detenido -es una mujer- y lo manda llamar para decir que en su casa se entregaba la cuota por concepto de narcomenudeo, a cambio de obtener protección de la policía.
El profesor al enterarse que se filtró la información de inmediato ofreció un Facebook live donde decía que él no está acusado de nada, dijo que la Procuraduría General de la República (PGR) lo había exonerado, nada más alejado de la realidad.
No tiene un documento que diga que no está siendo investigado por la PGR porque sencillamente ese documento es inexistente y la PGR no puede emitir de mutuo propio salvo en un informe justificado, mismo que no existe, así que Fernando Zamora quien fue el ‘alfil político del PRI’ se torna hoy en una ‘carga política’ insostenible para el gobernador del Estado de México.
La necedad de Zamora Morales y su falta de preparación académica lo hunde, así como su total desconocimiento de las leyes, la omisión es un delito, el pactar con el narcotráfico fue su epitafio.
Pero no paro ahí, hace unos días se suscitó un escándalo, un exfuncionario de nombre Miguel Melo Pagola quien dice que en el mes de febrero se dio de baja del ayuntamiento de Toluca, esto queda desmentido pues aparece como activo en un informe de IPOMEX (Información Pública de Oficio Mexiquense) con fecha 23 de junio de 2018…otra mentira más de Zamora.
¿Qué fue lo que realmente pasó?
Miguel Melo Pagola fue detenido en efecto, por elementos del Ejército mexicano en calidad de testigo por una red de compra venta de “huachicol”, declaró y como no es considerado delito grave, obtuvo la libertad, además era testigo no indiciado, se le restringió y se le amonestó para no salir del país.
De esas declaraciones cabe destacar que involucra directamente a Javier Torres García Director de Seguridad Ciudadana y lo señala como el jefe de las bandas de huachicol en Toluca, todo esto consta en la carpeta de investigación PGR/FED/MEX/TLAL/3543/2018 y PGR/FED/MEX/TLAL/3545/2018 ambas abiertas.
Así las cosas, Melo Pagola es una gente cercana al profesor Zamora quien se enriquece con estos rubros de la delincuencia organizada, desde el año pasado había sido acusado por extorción, tan es así que la Contraloría municipal, en concreto la Mesa de Responsabilidades y Derechos Humanos del gobierno estatal emitió una recomendación para Miguel Melo pero fue protegido por Mario Montiel exsecretario del ayuntamiento y después fue Director de Medio Ambiente en la administración del nefasto profesor, Melo Pagola es miembro activo de la Coordinación Municipal de Toluca.
Fernando Zamora Morales debe dar la cara, debe renunciar al cargo y someterse a ser investigado por su involucramiento con bandas de la delincuencia organizada, Miguel Melo fue el correo del profesor con el hampa pues se dice illuminati, masón y líder de la societas OTO y de la orden Illuminati-Priorato General de México,  también se dice signatario de la irradiación Frater Corvus (es su seudónimo).
Anteriormente ser masón era visto como una distinción y una forma de vida, tan es así que se dice que un masón es un hombre libre y de buenas costumbres -ya vimos sus costumbres-. Su libre albedrío lo llevó a operar para grupos delictivos.
Fernando Zamora esta plenamente identificado como el protector del narcotráfico, y la cereza del pastel es que Mego Pagola dice que el protector de las bandas de huachicol es Javier Torres García funcionario y gente de confianza del profesor, esto es la punta del iceberg.
Ya el diario Reforma acusó a parientes de Luis Miranda el amigo y compadre de Enrique Peña Nieto de que sus familiares políticos estaban metidos en la venta de huachicol, de esa investigación nadie sabe nadie supo, no hay voluntad política para la verdad legal.
El gobernador del Estado de México debe intervenir, en la capital mexiquense existe delincuencia organizada, la cubre, protege y fomenta Zamora Morales, confiado en usar los recursos públicos y en que el gobierno lo protege.
Los días del profesor Zamora están contados, el nuevo Congreso local lo llamará a cuentas por el desvió de recursos locales y la ASF ya tiene la investigación de los recursos federales que este delincuente de cuello blanco utiliza en su beneficio.
Por eso huyo del debate sabía que le sacarían sus nexos, sus desmadres de sus novias en el ayuntamiento, donde las nombra Directoras de área y deja que estas funcionarias metan a sus hijos, esposos y hermanas sin el menor recato, hasta en eso falla el profe Zamora -que malos gustos tiene-.
Zamora Morales  se dice protegido del gobernador, y en su pequeño grupo sostiene que las exalcaldesas de Toluca también, pues una de ellas fue cuñada de Luis Miranda -el amigo y compadre del Presidente-.
Melo Pagola se engalla y demanda a periodistas, me extraña que si se dice operador político, ahora es testigo, pero puede pasar de testigo a indiciado… ¡Los medios no mintieron! Lo detuvo el Ejército, declaró y fue puesto en libertad pero con restricción, las carpetas de investigación están vigentes.
Zamora tiene sus días contados, tendrá que enfrentar la justicia, el próximo Congreso local será totalmente de Morena, no se la van a pasar, los ciudadanos de Toluca no merecemos que un delincuente intente la reelección, el gobierno del Estado de México debe dejar de protegerlo, la ambición al dinero fácil y sus novias-amantes que son sus directoras, lo perdieron.
Hoy tiene un acta de defunción bajo el brazo, le espera el cadalso sea cual sea el resultado, el próximo Congreso local lo pondrá en orden, por lo pronto no votemos por los delincuentes.
¡No más delincuencia organizada, no más Zamora!