NEMIAN DANZA ESCÉNICA ALCANZA 25 AÑOS DE EVOLUCIÓN ARTÍSTICA

La Compañía Nemian Danza Escénica, bajo la dirección de la bailarina y coreógrafa Isabel Beteta, celebrará su vigésimo quinto aniversario de trayectoria el próximo martes 17 de julio, a las 20:00 horas en la sala principal del Palacio de Bellas Artes.

Con el programa titulado Nemian 25 años. El camino de la vida, la agrupación mexicana ha preparado un programa variado conformado por la obra de repertorio A la sombra del alba, de la autoría de Javier Amado y dos estrenos: Llenar el vacío y Kafkiano.

Sobre llenar el vacío, Isabel Beteta, creadora de la coreografía, señaló que la pieza cuestiona un fenómeno recurrente en el mundo contemporáneo en el que hay muchos artículos y servicios, pero la gente se siente vacía.

La bailarina y coreógrafa de Kafkiano, Rosario Verea, destacó que en el caso de esta obra, el objetivo es lograr una especie de insecto de muchas extremidades en escena, a partir de dos proporciones de cuerpo totalmente diferentes que permitan experimentar el movimiento y los procesos coreográficos.

Basada en la obra de Federico García Lorca, A la sombra del alba trata de recrear la fase femenina de un hombre, desde temáticas como la represión, el deseo, la transgresión y el querer obtener algo que no se puede.

“Es una versión sui generis porque se utiliza como base toda la música flamenca, pero con elementos de danza contemporánea”, dijo Javier Amado.

De acuerdo con la maestra Isabel Beteta, las obras reflejan la evolución de Nemian Danza Escénica, que se ha distinguido por sus imágenes poéticas y su trabajo con objetos y materiales de valor simbólico que enriquecen el movimiento y la composición de las mismas.

“Es un estilo reconocible en donde una de las cosas importantes es usar elementos externos como pueden ser abanicos, papel, zancos y un sinfín de objetos que te obligan a moverte de una manera distinta. Además, dramatúrgicamente, sirven como elementos simbólicos”.

En palabras de la también bailarina y docente, el contar con una formación en Artes Plásticas, Historia del Arte y Literatura francesa ha hecho que el aspecto visual se vuelva un eje fundamental dentro de la compañía fundada en 1993.

“Nos hemos nutrido de cosas que tratan el concepto de belleza como un elemento importante dentro de la comunicación con quien percibe la obra”.

Para Rosario Verea una de las grandes claves para permanecer en la escena dancística de nuestro país ha sido el entrenamiento constante, el rigor y la disciplina de los integrantes de la compañía.

“Esto es un oficio que requiere practica constante. Tenemos un entrenamiento constante que es como un ritual y no se trata de hacer obras en donde nos juntamos y la presentamos, hay todo un trabajo detrás y es importante aclarar que creemos que el arte tiene un rigor”.

Agregó que Nemian Danza Escénica ha sido un espacio no sólo para desarrollarse como intérpretes, sino también como creadores y coreógrafos que puedan generar un trabajo colectivo, aprendan a elegir una idea y la lleven al escenario.

En ese sentido, Isabel Beteta consideró que a nivel estilístico, la compañía se ha dejado influir y permear por lo que sucede alrededor, sin necesariamente recurrir a corrientes y tendencias de la nueva danza.

“Seguramente para muchos no somos la compañía de contemporáneo que hace release o se presenta usando una pijama en el escenario. Hemos sido transgresores en el sentido de una búsqueda profunda propia, sin por ello estar fuera de todo lo que sucede en el mundo de la danza”.

Actualmente, la Compañía Nemian Danza Escénica está integrada por Isabel Beteta, Rosario Verea, Javier Amado, Eustorgio Guzmán, María de Jesús Bautista y Erik Miranda.

Información: CGP