¿GLOBALIZACIÓN O PROTECCIONISMO PARA MÉXICO?

Columna: Termómetro Político
Por: Luis Ignacio Lujano Rivera*

En la medida que avanzan los días, posteriores a las elecciones mexicanas, también progresan los fervientes deseos de sus habitantes porque baje la gasolina, luz y gas; y porque las promesas de campaña se cumplan de inmediato, a partir de que entre en funciones la nueva administración; y sus seguidores, ven en el ganador de la Presidencia de la República a ese ser iluminado que todo lo resolverá, sacando a todo mundo de la pobreza, mientras que otros ya corren por justificar que no será así. Lo cierto es que a todos nos interesa que le vaya bien a la nueva administración, pues así es más probable que le vaya bien a todos los mexicanos.

La primer pregunta es: ¿Por qué “la hacen tanto de emoción” y no le entregan su Constancia de Mayoría al Presidente Electo? ¿Acaso aun tienen la esperanza de decirle que no ganó? ¿Siguen buscando la forma de retirarle el triunfo, a pesar de la votación incuestionable? Para quienes la siguen dudando, les recuerdo otro dicho popular que reza: “A palo dado, ni Dios lo quita”.

Al Presidente Electo se le nota el interés pleno en mantener la estabilidad económica, construir la social y recuperar la paz; de ahí su insistencia con Trump de que ya se firme el TLC, uno de los más de 50 tratados de libre comercio que ha tenido México con otros países y al cual le dan la mayor importancia. Lo cierto es, que si no se firma, de cualquier manera México se beneficia con la aplicación de las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

¿Qué decidirá EU y México? Sólo hay dos menús: Abrirse al mundo y optar por la “Globalización” o encerrarse en proteger su economía local y escoger el “Proteccionismo”. Lo cierto es que “cada quien velará por su propio Santo”, como lo dice otro dicho popular, que alude a inclinarse hacia las conveniencias personales. ¿Se tratará algo al respecto en la Cumbre de la Alianza del Pacífico, CAP, que se realiza en Puerto Vallarta?

Mientras tanto, dentro de la política interna, aparecieron los “dueños de los partidos”, quienes en lugar de ponerse atrás de bambalinas, salieron a tratar de levantar el barco ellos mismos, pues sus empleados fallaron, peeeerooo…, al salir y mostrar su linda cara, sólo están logrando hundir más esos barcos, pues su prestigio tiene más negativos que los revelados de las fotografías. Nunca entendieron, ni entenderán, “el mensaje directo y clarísimo de la población en la pasada elección.”  La gente quiere honestidad, caras nuevas, que los partidos se ciudadanicen y se rompan los monopolios de los grupos que se han apoderado de ellos para poner a sus amigos, esposas, concubinas e hijas en las candidaturas y cargos.

Otra pregunta es: ¿Qué harán todos esos priístas y panistas en desbandada, que están en los ayuntamientos y curules salientes de esos colores y los que aún están en cómodos y jugosos puestos del gobierno federal? El Gobierno del Estado de México tendrá que hacer una gran rotación de puestos para aplicar otro dicho popular que dice: “El hilo se rompe por lo más delgado”, refiriendo que despedirán a los desechables y dejarán esas vacantes para los “consentidos” de esos grupos en el poder. Los “villamelones”, son los más comunes en estas ocasiones, pues aquellos que hasta ostentaron puestos con Alfredo del Mazo, decían que traían la camiseta de equis color, tatuada en la piel, ahora se ve que rápido se tatuaron la playera de Morena, pues ya andan “pegaditos a Delfina”, quien traerá la maleta” para el Estado de México. Aquí se aplica otro dicho que dice: “Buen caballero es Don Dinero”.

Concluyo en referir las nuevas voces, de los que se dicen expertos y quienes ya publican sus opiniones, diciendo que será mal negocio descentralizar la burocracia de las secretarás federales; vender el avión presidencial; y cancelar el aeropuerto internacional de la Ciudad de México.

Las preguntas finales de hoy son: ¿Qué opinan de que los ministros de la Corte y los diputados no se quieran bajar los sueldos, declarándose en rebeldía? ¿Quiénes serán nombrados en esos 1421 puestos que ganan más de 108 mil pesos mensuales en México?  ¿Será cierto que Morena NO aceptará los mil 400 millones de pesos de prerrogativas económicas que tiene derecho por su triunfo en las elecciones federales? ¿Usted qué opina?

*Consultor Político y Empresarial