¿ACTITUD, NECEDAD O NECESIDAD POLÍTICA?

Columna: Termómetro Político

Por: Luis Ignacio M. Lujano Rivera*

 

Mucho se ha dicho, que todos los días te va, según la buena o mala actitud con el que tomas el día y hoy esto se aplica también a los políticos.

Los que ganaron en las pasadas elecciones, ahora ya planean cómo invertir sus próximos capitales y ya piensan cómo comprarse la camioneta de lujo de sus sueños y el ranchito que le han visto a los que entraron pobres al gobierno y ahora gozan de fortunas inmensas, “sólo porque vendieron unos borreguitos, dicen; y les alcanzó para hacerse de 7 a 10 ranchitos”.

Los que perdieron y decidieron hacer abdominales, para agacharse lo necesario y besarles los pies a los vínculos cercanos a AMLO, diciéndoles que ellos votaron por él y que siempre lo veían como la mejor opción; el ser villamelones no les cuesta nadita de trabajo; hoy mismo ya presumen en el Estado de México que acompañarán bondadosamente a Delfina, porque les sale del corazón el ánimo patriótico,  para ”enseñarle lo necesario”, en bien de los mexiquenses; y así los personajes veletas en cada entidad federativa.

Los que aún están en el poder, que se resumen en dos: Primero.- Los municipales y federales que ya van de salida e iniciaron a dos ejercicios: Uno, tratar de pescar otro hueso, ahora en el Gobierno del Estado de México y por otro lado, a la famosísima frase del “Año de Hidalgo”, para prever el futuro. Segundo.- Los que se saben que aún les quedan varios años sin que puedan moverlos por ser otro ámbito de gobierno, pero que se previene, para hacer leyes a su modo, con efectos a partir del primer día del año, a fin de que los servidores de nuevo ingreso o reingreso, ya les aplique la nueva Ley del ISSEMYM, pagando cuotas más altas y sin derecho a pensionarse, por aquello de que hay que recuperar lo perdido y lo gastado.

Pero los partidos hegemónicos, -dícese así, a los monopolios fuertes, tradicionales, llenos de mañas, dedicados a mantenerse en el poder-,  ahora tienen que asumir los riesgos que tomaron y gastaron, cumplir con los nuevos retos, aunque no estén preparados y decir que sí van a pagar lo que deben, aunque no sea cierto.

Ya en los corrillos de los columnistas se habla de que no sólo el gobierno federal pidió un inmenso préstamo millonario, del que nadie protestó, para “terminar la administración” o quisieron decir “para terminar con la administración”. Se hace especial mención que no han dicho que sea para bonos y gratificaciones; eso de que Usted piense mal no está bien, puesto quizá acierte.  Y de igual forma, ya se mencionó en otras columnas que Ochoa el otrora dirigente del tricolor pidió un préstamo y dejó en garantía los edificios de Insurgentes norte, mismos que si no pagan el citado crédito de “fines bien justificados”, aunque no lo hayan publicado cuáles,  perderían la manzana tricolor en manos de los buenos comendadores de Interacciones.

Pero mientras son peras o manzanas, las corrientes más fuertes y traicioneras se guardan debajo de las aguas mansas y quietas. Nada se ve ni se nota, pero la garra de tigre y el zarpazo del león pueden estar acechando a los novatos, para tener manera de “negociar” que no haya “cacería de brujas”, bajo aquel conocido dicho popular, que reza: “Más vale el diablo por viejo que por diablo. O Usted, ¿Qué opina?

*Consultor Político y Empresarial

www.consultasenlinea.mx

nacho@lujano.mx