BUSCAN FOMENTAR EL VINCULO AFECTIVO DESDE LA GESTACIÓN

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, el ministerio del área y la Comisión Honoraria del Patronato del Psicópata lanzaron este miércoles 10 la campaña Crecer Saludablemente, centrada en la prevención y promoción de la atención, con el foco puesto en la infancia y la adolescencia, aunque con mayor énfasis en los primeros tres años de vida de los niños.

La razón de esa preocupación es que la mitad de los trastornos de los adultos comienza antes de los 14 años y que el suicidio es la segunda causa de muerte de personas de entre 14 y 29 años, se explicó en el acto realizado en la sede ministerial, encabezado por Quian, junto con el responsable del Área Programática de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública (MSP), Ariel Montalbán, y la presidenta de la comisión, Hebe Martínez Burlé.

Un estudio del MSP indica que el 21 % de los niños de entre 6 y 11 años puede tener ese tipo de problemas, por lo cual la detección precoz de los signos y síntomas es fundamental, ya que se está a tiempo de incidir en su evolución, se advirtió en la charla de fondo a cargo de los psiquiatras Natalia Trenchi y Miguel Cherro.

Está comprobado, según las autoridades sanitarias, que quienes padecen esos trastornos mueren 20 o 30 años antes y que el 22 % de las causas de los fallecimiento se asocia a problemas de adicciones y a males neuropsiquiátricos. En ese contexto, se decidió incluir las patologías mentales dentro de las enfermedades no transmisibles (ENT).

Quian habló sobre el tema como pediatra e insistió en la importancia de cuidar a los niños, quererlos y acompañarlos, haciendo hincapié en la prevención de trastornos mentales posteriores.

Sostuvo que antes las emergencias pediátricas recibían en un 40 o 50 % a niños con problemas de salud asociados a cuadros de diarrea y desnutrición. Si bien eso pudo revertirse, hoy la misma cantidad de consultas tiene que ver con trastornos de la esfera mental, como intentos de autoeliminación, abuso y otros.

El ministro interino añadió que desde que funciona el Sistema Nacional Integrado de Salud se ofrece a todos los usuarios la posibilidad de tener consultas con equipos especializados en forma personal o grupal, tanto para las víctimas como para sus familiares y el entorno cercano.

Asimismo, sostuvo que se debe formar a más profesionales para que estén preparados para recibir en el consultorio este tipo de situaciones. Entiende fundamental que las personas se empoderen del derecho a consultar y recibir acompañamiento e insistió  en los vínculos afectivos.

Recordó, además, que la salud mental comienza en la concepción, siendo un sujeto deseado, con padres responsables de quien va a nacer. “Luego del nacimiento es fundamental el amor, pues está comprobado que esas relaciones producen adultos más provechosos, inteligentes y con mejores desempeños”, explicó. “Los niños que no tienen esa suerte están más relacionados con la violencia, la droga y los trabajos peor remunerados”, señaló.

El jerarca agregó que, en una sociedad donde nacen tan pocos niños como en Uruguay, es necesario que quienes llegan sean deseados, cuidados y protegidos, para tener más adolescentes centrados en sus temas de crecimiento que en sus vínculos con las drogas y la violencia.

Quian hizo suyas las palabras de Trenchi, cuando dijo que para que un niño crezca hace falta una aldea, en alusión a que la sociedad los proteja.

Por su parte, Montalbán puso énfasis en lo que significa la nueva Ley de Salud Mental, a la que definió como una oportunidad para avanzar en derechos y pagar una deuda que, consideró, es histórica. Entiende fundamental apelar a la promoción y la prevención, así como al tratamiento en base a evidencia científica.

El especialista indicó que existen intervenciones o programas focalizados que son eficaces, pero que requieren de un abordaje interdisciplinario no solo desde el sistema sanitario, porque en niños y adolescentes, el entorno y los determinantes sociales influyen.