REITERA CHEJA ALFARO INTERÉS POR DAR MARCHA ATRÁS A INCREMENTO DESMEDIDO DE IEPS A GASOLINAS

  • Este combustible está doblemente gravado y provoca un impacto negativo al bolsillo de contribuyentes

El diputado Jacobo David Cheja Alfaro (MC) reiteró la necesidad de reformar el artículo 2 fracción I de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), para reducir las cuotas de este gravamen en gasolinas en un 23.8 por ciento, “a fin de dar marcha atrás a su incremento mediante los montos de esta tributación”.

        Indicó que el IEPS es algo que sí se puede revertir. “Es injusto que la gasolina esté doblemente gravada, pues eso provoca un impacto tremendo, que va directamente en deterioro del bolsillo de los contribuyentes”.

        El también vicecoordinador de MC señaló que este “incontrolable” aumento al precio de las gasolinas ha dañado a las y los mexicanos, pues al inicio del sexenio estaba en 13.98 por litro, y actualmente llega a 20.77 pesos.

        Puntualizó que para el gobierno el IEPS ha resultado una excelente fuente de recaudación, ya que el 36 por ciento del costo de cada litro de combustible corresponde a impuestos, por lo cual “es una fuente importante de ingresos para las arcas públicas”.

        En ese sentido, resaltó que la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados recibió una iniciativa de senadores de su partido, para reformar el artículo 2 de la Ley del IEPS y eliminar ese gravamen a las gasolinas, pues durante los últimos seis años, en México, los precios se incrementaron en más de 80 por ciento.

        México, dijo, es el cuarto consumidor por persona de combustible de entre 59 países, con 190 millones de litros al día, en una población de 120 millones. “Debido a este elevado consumo y a los bajos salarios, los mexicanos junto a los sudafricanos somos los más altos en porcentaje anual que destinan en gasto para el combustible”.

        Argumentó que la gasolina más consumida en el país incrementó su precio en un 75 por ciento, en términos absolutos, durante el actual gobierno.

        Pemex, subrayó, es una empresa en crisis, con pérdidas y deudas en millones de dólares, con viejas refinerías que operan al 50 o al 60 por ciento de su capacidad, con vicios sindicales y altos costos en su operación, lo que obliga a importar de Estados Unidos poco más de la mitad de los barriles que se consumen en el país al día; es decir, de cada 10 litros, 7.5 provienen de nuestro vecino país del norte.

        Cheja Alfaro afirmó que los resultados de este gobierno en el tema energético “dejan mucho que desear, pues la Reforma fue un engaño y el pueblo no encontró ni encontrará una justificación sobre el incontrolable aumento de precios en la gasolina”.