Las autoridades chinas están fortaleciendo las medidas de prevención y control de la epidemia de COVID-19 en los hogares de ancianos y movilizando la respuesta a nivel comunitario, informaron las autoridades.

Se han presentado nuevas directrices sobre la prevención y el control de la nueva infección por coronavirus en los hogares de ancianos, sometiendo a estas instituciones a controles más intensos que a la sociedad en general, destacó Li Banghua, funcionario del Ministerio de Asuntos Civiles, en una conferencia de prensa.

Li señaló que las directrices estipulan que el monitoreo de la salud se debe llevar a cabo al menos dos veces al día en hogares de ancianos, mientras que las pruebas de ácido nucleico o antígeno se deben realizar dos veces a la semana, y agregó que el acceso a los servicios de atención médica debe estar garantizado.

Hay más de 40.000 instituciones de enfermería en China, que dan cobertura a más de 2,2 millones de personas mayores.

Los funcionarios también pidieron que se hicieran esfuerzos para mejorar el sistema de respuesta comunitaria, destacando la importancia de las organizaciones de gobierno de base y los centros de salud comunitarios.

Se deben desarrollar nuevos métodos para facilitar la coordinación entre las comunidades y las organizaciones sociales, trabajadores sociales, voluntarios y organizaciones benéficas, añadió Li Jian, otro funcionario de la cartera, y agregó que más del 90 por ciento de los comités de residentes urbanos y rurales han establecido departamento de salud pública.

Para facilitar la entrega rápida de medicamentos a los necesitados, se ha pedido a los proveedores de servicios de mensajería que manejen paquetes con material médico como prioridad, aseguró Bian Zuodong, funcionario de la Oficina Estatal de Correos. 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.