“La última brigada de médicos cubanos que queda en Italia regresará a su país el próximo día 20 después de tres meses ayudando a combatir la pandemia de coronavirus de forma solidaria y gratuita”, dijo en una entrevista a la agencia EFE el embajador cubano en Roma, José Carlos Rodríguez.

El equipo de 38 médicos y enfermeros de la brigada “Henry Reeve” prestó sus servicios en Turín (norte de Italia) desde el 13 de abril y viajarán a La Habana desde Milán después de pasar un periodo de cuarentena y someterse a las pruebas del coronavirus.

Un primer grupo de 52 especialistas, con 37 médicos y 15 enfermos, ya concluyó su misión después de colaborar desde marzo en la lucha contra la pandemia en la ciudad de Crema (norte), en Lombardía, epicentro de la crisis sanitaria en Italia.

Las autoridades locales de Italia, en acuerdo con el Ministerio de Sanidad, pidieron la ayuda a Cuba cuando la crisis vivía sus peores momentos y su “sistema sanitario quedaba muy tensado”, tal y como recordó el embajador en una entrevista con esta agencia.

La experiencia, sostiene, “ha sido muy positiva” y “provechosa” porque los profesionales cubanos traían consigo una “altísima calificación” por su experiencia en otros países y en el combate de enfermedades como el ébola en África occidental.

Por eso fueron despedidos en Italia “con gran reconocimiento y un gran aprecio”, explicó, y el jefe de la brigada, el doctor Julio Guerra, fue distinguido como ciudadano honorario de Turín.

“Son personas sencillas, médicos y enfermeros de una altísima capacidad profesional, personas que en modo sencillo representan al pueblo, que fueron capaces de ir a otros lugares a prestar ayuda”, encomió el diplomático.

Italia ha sido el primer país europeo en solicitar esta ayuda de Cuba, ya establecida en 59 países del mundo antes de la pandemia, y esto se justifica por la situación que vivía en aquel momento, con una crisis sanitaria “muy agresiva”, alega.

“Yo creo que en esas circunstancias hay que entender la solicitud. Está claro que para nosotros es un hecho ya acostumbrado responder a solicitudes de apoyo sanitario en el mundo”, señala.

“Nuestras brigadas vinieron a Italia en ayuda solidaria de emergencia”, sostiene, para después aclarar que solo percibieron su suelo de Cuba y que lo único que se pidió fue conocer los detalles logísticos sobre el alojamiento o la seguridad en sus puestos.

“Vinieron y prestaron servicios de manera solidaria, gratuita, al pueblo italiano, que es lo más importante (…) Italia no les ha dado, ni a ellos ni a Cuba, ningún pago “, insistió.

El diplomático también rechazó “absolutamente” cualquier tipo de intención política o propagandística en esta cooperación.

“Ninguna motivación política entra aquí, como ninguna motivación política ha entrado en toda la historia de la ayuda médica cubana brindada en el mundo”, manifestó.

Y recordó que en otras ocasiones la isla tendió su mano a países con Gobiernos “para nada amistosos” con ellos, como ocurrió tras el terremoto de 1972 en Nicaragua, gobernada entonces por la dictadura de Anastasio Somoza.

“Nunca hemos establecido condicionamientos para brindar esa ayuda médica al mundo. Partimos de convicciones muy firmes. Cuando hay una necesidad humana, en este caso en el ámbito de la salud, nosotros nos sentimos en el deber y en la disposición de brindar nuestra ayuda y apoyo siempre que esté en nuestras capacidades”, recalcó.

Y aprovechó para criticar el embargo impuesto por Washington: “Si no existiera el bloqueo, las capacidades de desarrollo de Cuba en estos momentos habrían sido mucho más avanzadas y sus capacidades de aportar bien al mundo también habrían sido mucho mayores”, concluyó. EFE

La delegación está integrada por 38 especialistas (21 médicos, 16 enfermeros y un coordinador logístico) que forman parte del Contingente Internacional “Henry Reeve”, con alta capacitación y experiencia en ayudas solidarias ante situaciones de emergencias por catástrofes y epidemias.

Este grupo se integraró y apoyará al personal sanitario italiano, el cual está dando en estos tiempos muestras extraordinarias de entrega profesional. Por su parte, los médicos y enfermeros cubanos llegarán dispuestos a permanecer en Piamonte el tiempo que las autoridades lo consideren, en medio de la actual contingencia.