A partir del 13 de noviembre, incluye piezas emblemáticas y documentos que dan testimonio de la influencia del ilustrador.

Con la exposición Quimeras y pesadillas: Una aproximación a la obra de Melecio Galván, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, a través de la Galería José María Velasco, rinden homenaje al artista visual y lo reivindican como un creador vanguardista.

En el marco del 75 aniversario del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura , la muestra, que podrá ser visitada del 13 de noviembre de 2021 al 27 de febrero de 2022, en el recinto de la Red de Museos del INBAL, ubicado en el barrio de Tepito, es una retrospectiva de la prolífica obra de Melecio Galván (1945-1982), de los años sesenta a los ochenta del siglo pasado.

En conferencia de prensa virtual, Amaranta Galván, hija del artista y custodia de su obra, recordó el lado personal de Melecio Galván y de sus influencias dijo que es muy importante que se conozca el legado de su padre y que se acerque su obra a las nuevas generaciones.

En tanto, la coordinadora nacional de Artes Visuales, Mariana Munguía Matute, habló de la relevancia de rendir homenaje a Melecio Galván, ya que “siempre tuvo una mirada hacia el espacio público para proyectar sus ideales”, y celebró esta muestra que se realiza en el marco del 70 aniversario de la Galería José María Velasco.

El director de la Galería, Alfredo Matus, dijo que se trata de una muestra antológica de toda su obra, ya que se exhibirán sus primeros dibujos que realizó de niño hasta sus últimos trabajos. “La idea es hacer un sondeo de su vida a partir de una aproximación histórico-sociológico, debido al momento coyuntural en el que realizó su obra pionera del cómic y la ilustración”, aseguró.

Por su parte, el director del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas, Carlos Guevara, habló de la época convulsa en la que Galván desarrolló su obra, los movimientos sociales y estudiantiles que generaron el surgimiento de diversos grupos artísticos, como Proceso Pentágono, Suma, Germinal, Grupo Mira, entre otros, quienes ponderaron el trabajo colectivo y se  vincularon a las luchas populares.

La muestra, la cual es organizada en conjunto con Amaranta Galván, incluirá piezas emblemáticas de este ilustrador adelantado a su tiempo, como Cien años de soledad, Las Amarantas, El niño y la televisión, El gorila y el niño e Incidentes melódicos del mundo irracional, así como documentos que dan testimonio de su influencia.

Melecio Galván es considerado uno de los dibujantes mexicanos más importantes de todos los tiempos. En sus piezas son patentes las referencias de la gráfica alemana y oriental, el art nouveau, el cómic y la música.

Interesado por el dibujo desde pequeño, ya que creció al lado de historietas como Memín Pinguín, Los Supermachos y El Llanero Solitario, en el seno de una familia campesina y obrera. Más tarde ingresó a la Academia de San Carlos, donde compartió clases con Arnulfo Aquino, Jorge Pérez Vega, Arturo Pastrana, Rebeca Hidalgo, Eduardo Garduño y Carlos Oceguera, junto a quienes formó el Grupo 65.

Por su origen y su historia familiar, Galván desarrolló una conciencia de clase que más tarde reafirmaría ante la situación política y social que enfrentó México el 2 de octubre de 1968. A raíz de este acontecimiento viajó a Estados Unidos. En California trabajó en la pisca y, más tarde, en San Francisco colaboró con Los Siete de la Raza, comunidad chicana de activismo cultural, social y político con la cual realizó ilustraciones de gacetas, talleres y murales.

El viaje a Estados Unidos marcó un parteaguas en la búsqueda personal y estética de Galván. Fiel a sus convicciones e ideales, se convirtió en una voz aguerrida con una fuerte carga de simbolismo delirante, desde diversas trincheras, como el Centro para el Estudio de Medios y Procedimientos Avanzados de la Educación.

En 1977 fundó el Grupo Mira, junto con Aquino, Pérez Vega, Hidalgo y Garduño, y bajo la óptica del arte social. El colectivo tenía el objetivo de irrumpir en el espacio público y llegar a la comunidad. Más tarde comenzó a trabajar en La Semana de Bellas Artes. En aquella época fue influido por la obra de personajes como Nicolás Guillén y Juan de la Cabada. A partir de ese momento desarrolló una obra aún más cargada de crítica política, hasta su muerte en 1982.

Como parte de la exposición, en el Gabinete del recinto se exhibirá parte de la obra de Antonio Valverde, integrante de la Convención Metropolitana de Artistas y Trabajadores de la Cultura. La muestra está integrada por una serie de acuarelas en pequeño formato y tintas sobre la interpretación de los ideales del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y la defensa de los derechos de las comunidades indígenas en México.

Asimismo, Serpiente dorada del Brasil, de Javier Alcantar, será la Pieza del mes. Se trata de un acrílico de gran formato en el cual el artista manipuló conceptos del arte óptico y el cual forma parte de la serie Yo, pequeño ser.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.