El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un nuevo acuerdo de dos años a favor de México en el marco de la Línea de Crédito Flexible (LCF) por un monto equivalente a DEG 35,650.8 millones (alrededor de USD 50 mil millones, equivalente a 400 por ciento de la cuota) y tomó nota de la cancelación por parte de México del acuerdo previo. Las autoridades mexicanas manifestaron su intención de asignarle un carácter precautorio a este nuevo acuerdo.

Este es el noveno acuerdo a favor de México en el marco de la LCF. El primer acuerdo a favor de México en el marco de la LFC se aprobó el 17 de abril de 2009. Se renovó el 25 de marzo de 2010 , el 10 de enero de 2011, el 30 de noviembre de 2012 , el 26 de noviembre de 2014, el 27 de mayo de 2016, el 29 de noviembre de 2017 y el 22 de noviembre de 2019.

En los últimos años, México ha ido reduciendo gradualmente el acceso en los acuerdos en el marco de la LCF. El acuerdo del 29 de noviembre de 2017 se aprobó por un monto de acceso original equivalente a DEG 62,388.9 millones (aproximadamente USD 86 mil millones), el cual, a solicitud de las autoridades mexicanas, se redujo a DEG 53,476.2 millones (aproximadamente USD 74 mil millones) el 26 de noviembre de 2018.

El acuerdo del 22 de noviembre de 2019 fue aprobado por un monto de acceso equivalente a DEG 44,563.5 millones (aproximadamente USD 61 mil millones).

Al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo, el Primer Subdirector Gerente y Presidente Interino del Directorio Ejecutivo, Geoffrey Okamoto, señaló:

“La economía mexicana está recuperándose de la recesión más profunda que ha sufrido en décadas, impulsada por el sólido crecimiento en Estados Unidos y el aumento de las tasas de vacunación. Las autoridades han mantenido con éxito la estabilidad externa, financiera y fiscal, a pesar de los desafíos relacionados con la pandemia. Las políticas macroeconómicas y los marcos institucionales de políticas siguen siendo muy sólidos, incluidos un régimen de tipo de cambio flexible, un marco creíble de metas de inflación, una ley de responsabilidad fiscal y un sector financiero bien regulado.

“Sin embargo, la economía mexicana sigue estando muy expuesta a riesgos externos, incluyendo nuevas olas de la pandemia de COVID-19 y a la volatilidad financiera internacional, generada, por ejemplo, por el aumento de las expectativas de inflación en las economías avanzadas y la correspondiente normalización más rápida de lo previsto de sus políticas monetarias. Estos choques podrían aumentar los rendimientos, la prima por riesgo y las salidas de capitales de México. El nuevo acuerdo en el marco de la Línea de Crédito Flexible continuará siendo un instrumento de apoyo importante para la estrategia macroeconómica de las autoridades, al ofrecer un seguro frente a los riesgos extremos y apuntalar la confianza del mercado.

“Las autoridades tienen la intención de asignarle un carácter precautorio al acuerdo. El menor nivel de acceso es adecuado dada la disminución de los riesgos en comparación con el año pasado y también retoma la estrategia adoptada por las autoridades antes de la pandemia de reducir gradualmente el uso de este servicio. Las autoridades mexicanas han manifestado su intención de solicitar una nueva reducción del acceso en la revisión de mitad de periodo, dependiendo de la evolución de los riesgos externos.”

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.