Home Columnas POR FIN, LA GUARDIA NACIONAL